Make your own free website on Tripod.com

Señuelos artificiales hundidos

Para ir aún más abajo no queda más remedio que utilizar señuelos más densos que el agua. En este caso no hay que recoger deprisa para que se sumerjan, sólo hay que lanzarlos al lugar elegido y dejar algunos metros de línea suelta para que puedan hundirse a plomo hasta la profundidad elegida; una vez allí se manejan como cualquier otro señuelo artificial, con la diferencia de que no ascenderán a la superficie cuando destensemos la línea. En la práctica eso supone una limitación que puede ser importante, sobre todo para manejarlos en zonas con abundantes riesgos de enganches, por lo que los modelos sumergidos que realmente se utilizan en aguas profundas no son demasiados, y casi todos se engloban en la categoría siguiente.

"Rattlins"

Hay una modalidad de pesca muy útil para utilizarla entre la maleza, y en la cual el que el señuelo sea más denso que el agua no sólo no es un obstáculo, sino que es absolutamente necesario: me refiero a la pesca vertical.

Aparentemente no parece que un señuelo artificial, que habitualmente se mueve en una línea más o menos horizontal, sea el señuelo más adecuado en una modalidad de pesca (habitualmente realizada desde una embarcación) en la que sus movimientos deben asemejarse a los propios de un yoyo.

Sin embargo existen unos señuelos artificiales especialmente diseñados para ese tipo de pesca. Suelen denominarse rattlebaits, o rattlins, y son señuelos artificiales de tipo lipless (sin babero). Todos ellos llevan bolas metálicas en su interior, a menudo repartidas entre en varios compartimentos de distinto tamaño, lo que produce que los sonidos emitidos al moverse el señuelo abarquen una más amplia gama de frecuencias. Es obvia la razón del sobrenombre de "maracas", habitual entre muchos pescadores.

Un rattlebait puede utilizarse como si de un señuelo artificial habitual se tratara, pero poca ventaja obtendremos en ese caso de su uso (la emisión de ruidos, que siempre es una ayuda en aguas con poca visibilidad, ya dejó de ser exclusiva de este tipo de señuelos artificiales); y careceremos de la protección contra
enganches que proporciona la pala a otros modelos.


Un típico "rattlin" Rapala.

Donde a menudo resultan magníficos es en la pesca vertical, podemos hacer que desciendan a la profundidad que consideremos conveniente y pescar con ellos mediante desplazamientos arriba y abajo.

Regresar a la Página principal                                                                                                Siguiente